miércoles, 24 de febrero de 2010

El mercado

















El mercado es una explosión de colores, texturas y sabores. La bienvenida está marcada por el fuerte olor a pescado mezclado con la embriagadora fragancia del queso y el pan recién hecho. El mercado del Ensanche tiene forma circular, está compuesto por anillos de puestos y en el centro hay un reloj y sobre este una cúpula blanca con ventanas por donde se cuela la luz de una mañana de sábado. El mercado es un lugar donde los carteles están exentos de la gramática especialmente de las faltas de ortografía. Aquí la carencia de producto puede significar el buen negocio yel exceso de gente indica que es sábado por la mañana.
El mercado es a la vez el paraíso y el infierno para los vegetarianos. Por un lado están las verduras que llenan el lugar con sus tonos intensos y parece como si cada puesto fuese un jardín comestible. Ves las espinacas y te las imaginas cocidas con pasas y piñones. La fruta, en especial las manzanas verdes, rojas y amarillas relucen desde las cajas. Las primeras fresas anuncian la llegada de la primavera.
Por otro lado están aquellos puestos de pescado y carne. Los conejos despellejados están a 5,40, los pollos descuartizados y la sangrecilla están muy demandados así como los morros de ternera y las orejas de cerdo. No nos podemos olvidar del pescado, existen varias modalidades de exposición de las que destaco dos: o bien el animal está con cabeza pero abierto en canal o bien está decapitado pero con las tripas dentro.
El mercado es un sitio entrañable. La gente viene y va y vuelve. Las colas son desordenadas y las ancianas siempre tienen un permiso natural a colarse.

martes, 23 de febrero de 2010

A veces....


...Las cosas más grandes estan justo debajo, pegadas a la suela de tu zapato.

sábado, 20 de febrero de 2010

Mientras los demás duermen




El murmullo de la televisión le es ajeno. Parece tranquilo, haciendo que sus ojos rasgados aparezcan y desaparezcan debajo de sus párpados, y bostezando de vez en cuando. Una mano en el reposabrazos del sillón, la otra en el botón stand-by del mando a distancia. Mirando a esa caja animada e insulsa, no ve nada. Personas,historias, monstruos, payasos, belleza y destrucción nacen en su cabeza, hijas de la imaginación, y se propagan por todo su ser pensativo, hasta salir por ese tic nervioso del pie derecho y descalzo.


Aprieta el bótón. Se dirige a su cuarto, acompañado por el ruido de las patas de su cócker gris, de mirada lánguida. El caos de la habitación es casi artístico, con papeles aquí y allá, inmerso en un juego de luces. Las farolas de la calle iluminan partes del suelo y la mesa a través de la ventana, mientras la lamparilla del escritorio hace el resto,dejando un rincón oscuro y negro que otorga una profundidad vertiginosa al lugar.


Su mano dibuja líneas perfectas, y crea una armonía a la que al final regala un toque propio, teniendo presente las posibles reacciones del maestro que analice su maqueta, y siendo consciente del riesgo que eso conlleva...Sonríe levemente y termina su trabajo estirando los músculos entumecidos. Acaricia al dormitante perro que está a sus pies, y se regala un rato más, oyendo el silencio del pasillo, y escribiendo inspiraciones en una hoja de papel.


Al fin, se desploma en la cama, se hunde en el mundo de los sueños al calor del sol que, muy despacio, se asoma en su ventana, resaltando el rubio de su pelo rebelde, mientras la magia de la noche cae lentamente sobre el frío suelo, muriendo con él...Hasta nuevo aviso.

lunes, 15 de febrero de 2010

Un camino dudoso


Para. Deja de mirarme que tus ojos me vuelven cobarde. Y ya no sé qué hacer. Soy un mar de dudas, un pozo de sentimientos revueltos. La locura personificada en este cuerpo que anhela una caricia tuya. Cántame al oído, ronronea esos versos. Pero no juegues conmigo, no soy tu muñeca de trapo, no soy una bola de lana con la que te puedas dirvertir, ¿o sí?. No lo sé, me vuelven las dudas otra vez. Me invaden, me comen, me consumen. La sencilla visión de que tú y yo igual, en un futuro.. está mal, ¿o no?. No lo sé.


Pero deja de mirarme que tus ojos me hacen pensar en cosas que no debo. Tus palabras me llevan a hipótesis surrealistas. Tus gestos me hacen creer en algo imposible. Tu voz, tu voz melódica canta canciones con sentimientos imposibles.
Deja de mirarme que tus ojos me vuelven cobarde.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Caretas

Sonrisa falsa;


falsa careta,


careta triste;


si le das la vuelta.




Yo lo sabía o más bien pensaba que lo sabía. Ocultas muy bien las cosas, te pones esa máscara y me engañas, nos engañas. Haces como si estuvieses feliz, como si el mundo siguiese, pero estabas mal por dentro y te guardabas toda esa amargura en el interior.


Y ahora te abres y me cuentas cómo estás. Te descubres ante mí, como un amanecer con su gran esplendor, como el aleteo de las alas de una mariposa y yo te contemplo. Y me emociono al ver que me lo cuentas, al ver que confías en mí, al ver que ese pozo negro abre su tapa y que los primeros rayos de luz son mis palabras de consuelo. No hace falta decir muchas cosas, nos basta con darnos la mano.


A veces, hacemos como si no pasase nada. Sonreímos por fuera, lloramos por dentro. No queremos que los demás vean lo mal que nos encontramos y actuamos. Somos muy buenos actores, ocultamos la verdad tras esa careta falsa. Acumulamos la tristeza como una bomba que se hace más y más grande. Pero llega un momento en el que explotamos, en el que alguien descubre tu pozo negro. Llega un momento en el que todo este sinsentido se vuelve racional y nos desahogamos con alguien y nos sentimos comprendidos. Es en esos momentos en los que la persona a la que más quieres está ahí, y da igual que no haya conversación, a mí solo me basta saber que cuentas conmigo.

sábado, 6 de febrero de 2010

Frases de Candela y María


Estas son frases que vienen a la mente, que se crean, que nos dicen nuestros seres queridos, que leemos y que se nos quedan grabadas en la memoria; frases que nos gustan y que configuran una filosofía de vida.



CANDELA:

- Don't cry, open up your eyes and know there´s someone else out there that feels this way.

- La vida está llena de idiotas sin sueños.
- Vivir cada día como si fuera un último suspiro.
- El amor no tiene limitess. Cree sin límites, aguanta sin límites, confía sin límites, AMA sin límites.
- Life, Love and Laughter.
- Caminante no hay camino, se hace camino al andar.
- Mira hacia delante, no te detengas, no te gires, no te rindas que la vida es eso, seguir adelante.
- Tengo un montón de arrugas por reír.
- Que no me da la gana pasar media vida buscando para ti esa frase que, tal vez no exista.


MARÍA:

- A good friendship is like an always too short conversation
- La vida es un gran sabor
- Experience is what you get when you don't get what you want
- Don't complain: Just work harder.
- La vida es lo que nos pasa mientras hacemos planes (John Lennon).
- EL que mucho siente, habla poco.
- Al vivir aprendo lo mucho que tengo que aprender. (ML)
- El compromiso es la mayor expresión de libertad (my mum)

- No llores porque no puedes ver el sol porque las lagrimas te impediran ver las estrellas.
- Life is not about finding yourself, it is about CREATING yourself

- En el amor, cuando un chico se echa para atrás lo hace de verdad. Una mujer lo hace para coger carrerilla.
- Si la vida no te sonríe, hazle cosquillas.
- Vuelve a levantarte: Nunca sabes cuando no tendras oportunidad de caer. (ML)
- Arquitectura: Música congelada

martes, 2 de febrero de 2010

Motas de polvo danzarinas

Las cortinas estaban medio cerradas pero quedaba un hueco por el que la luz se colaba. Un cálido rayo de sol decidió que era el momento de iluminar la penumbra de la habitación y fue poco a poco marcando las paredes, el suelo y cada objeto de aquella estancia haciéndose presente. Dibujando trazos de luz por la habitación, un naranja perezoso y un amarillo energético. Las motas de polvo a contraluz como pequeñas danzarinas en el aire emprendieron un vuelo sin rumbo. Las ventanas cerradas a cal y canto así como la puerta hacían la estancia más pequeña de lo que ya era.

Se despertó, pero no porque oyese un ruido o porque la luz que reinaba en su habitación lo molestase sino porque simplemente ya había dormido lo suficiente, saltó la alarma de su reloj interno, y en un movimiento brusco se incorporó. Primero se sentó en la cama y arqueó su espalda. No tenía ganas de poner los pies en el suelo como si aquello significase su llegada al mundo real y su partida de los sueños. Un suspiro tras un bostezo. Un movimiento de cuello tras rascarse los ojos.

Deseó que el desayuno estuviese preparado. La fruta cortada, el café caliente, las tostada con la mantequilla fundida y el periódico abierto en la página de noticias internacionales. Nada. La cocina estaba vacía y el desayuno sin poner. No olor a café ni a pan tostado. No periódicos sobre la mesa ni fruta en el plato. Nada. Pero daba igual, porque no tenía hambre.

Entonces sentado en aquella cocina desierta se dio cuenta de que estaba solo. Solo, sin nadie. Echaba de menos la compañía, las riñas sobre quién va comprar el pan y el diario, la pereza compartida de las mañanas, las quejas sobre el cansancio, el mal humor, la legañas en los ojos, en fin, la compañía. Cuando se tiene compañía se añora los ratos de soledad y en la soledad se añora la compañía. La soledad está subestimada como dijo Tom cuando Summer le deja en “500 días juntos”. “Je ne suis jamais seul, avec ma solitude” como Jacques Brel declara en la canción. Pobre soledad que nadie la quiere.

Sin desayuno, sin hambre, sin ganas, sin energía, sin compañía pero con soledad comenzaba para él un nuevo día.

lunes, 1 de febrero de 2010

Guatemala casi cielo

- Un Chai con leche normal por favor, y... un classic roll the canela.

- Ahora mismo.

Miras a tu alrededor y todo da la sensación de estar como en casa, en el salón. Los sofás y las mesas colocados en armonía, la luz de las diez de la mañana que entra por las ventanas y ese olor a café y tostadas recién hechas.

- Tenga, su Chai y su roll.

- Gracias.

Buscas con la mirada un sitio para degustar el té y el bollo. Te llama la atención una silla con el respaldo mullido que da hacia la calle. El Chai está caliente, y por el agujero de la tapa se fuga una fina y sinuosa columna de humo con olor a té negro y clavo con un delicado toque a vainilla. El roll de canela con su azúcar glass por encima invita a darle un gran bocado, pero prefieres esperar y ves por la ventana la gente pasar.

La música que escuchas acompaña a este desayuno improvisado en la calle Fuencarral. La dulce voz de Regina Spektor susurra en tu oído los versos de sus canciones y te sumerges en una melancólica bohemia, en un pozo de sentimientos. Tus ojos se han fijado en un punto en la acera y parece que no puedes dejar de mirar esa baldosa que no tiene nada de especial. Parpadeas, intentando volver a la realidad, pero estar en esta especie de salón te hace soñar en cosas inimaginables. No sabes si es el olor, el calor de la bebida entre tus manos, la música, el cálido ambiente de la cafetería o esa tranquilad de un sábado por la mañana.

El Chai se desliza suavemente por tu garganta dejando ese sabor tan característico, un toque dulzón al inicio y algo de picante al final. El bollo está esponjoso, la canela espolvoreada en su interior y el azúcar de la superficie son la perfecta combinación. Regina se despide tras declarar que ha olvidado la letra de su canción favorita dejando paso a Cat Power como compañera del desayuno. Como fondo un piano hasta que su voz un poco rota suspira la letra de su canción creando una melodía triste y declaradora de sentimientos. En un momento dado revela una pregunta clave : and who you thought I was?; y, ¿quién te pensabas que era?

Desgraciadamente ya no te queda tiempo para reflexiones filosóficas, vas a llegar tarde y no tienes excusa porque ya te has acabado el té. Decides con resignación dejar este salón y te diriges hacia la salida pero antes de enfrentarte al frío invernal ves una pizarra que dice: "Guatemala casi cielo". Es una oferta especial para aquellas personas que quieran tener un desayuno improvisado degustando el café cuyo sabor transporta a ese país sudamericano. Dejando atrás la cafetería piensas: " Starbucks casi cielo".