domingo, 30 de octubre de 2011

Laredo



Fin de semana de octubre 2011. Para vosotros, con quienes el tiempo siempre se ha pasado rápido desde ayer, infancia.

Sentado encima de la cejilla, cambiando de canal. Comiendo spaguettis con miel, soja y sésamo. El último Samurai. Cantar los cinco a pleno pulmón en una terraza sin sillas, frente al mar y al frío. Cantamos al recuerdo y al horizonte. George Harrison. "I guess it's time to turn the camera on and...let it go"

Pasear en la penumbra de una playa con pescadores en la orilla, que se pronuncian con pequeñas luces azul neón. Blackbird. La Bien aparecida. Sonrisas. Hablar en inglés en el bus, durante dos horas, de todo y de nada. Cogerse de la mano y llorar, desahogándose de todo lo que el otro sabe, en silencio. Jim Carrey.

La púa extraña. Tocarte el rizo mientras ves la televisión. Su cara dulce y las bromas mentirosas. Fajitas mejicanas. Dormir, dormir y dormir. Sol. Frío. Los pantalones de Matthey Perry en Falsas apariencias. Ponerse el cinturón. Gorra de marinero y abrigo de aviador italiano. "Do you see the light?"

Conversaciones largas en el salón. Pizza y arroz de ayer. Bromas y chistes de siempre. Descubrimientos. Dominó con la pieza seis-nada. Muleta. Metallica y the unforgiven. Camisas de cuadros. Los simpson.

Dos pipas. Un perfume de jazmín. La palabra exacta en el momento adecuado.

Gracias por poder ver el mar, por poder compartir el tiempo. Gracias porque seguimos caminando de la mano, estemos donde estemos. No sólo hacer eco de esa frase de Tina Turner que Jim dedica a Meryl streep en el tributo: "You are simply the best", si no también desearos lo que dice el último samurai "un hombre hace lo que puede hasta que su destino le es revelado". Que así sea, queridos cinco.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Alma libertas



Era verdad eso que decía mi anciano padre sobre la guerra. No me refiero a las grandes victorias, al cese de la guerra y a la bandera blanca. Me refiero a orinarse encima cuando esperas la señal para salir despavorido a chocar tu cuerpo con el odio de otro cuerpo. Y sólo os une una cosa: matar. Cierto es, das tu cuerpo y tu vida por amor a la patria. En este caso luchamos por la libertad de mi pueblo. No somos pocos, tampoco somos muchos, pero somos.

Es extraño. Te sientes arropado y a la vez la soledad es desgarradora. Los enemigos han comenzado a gritar. Nos llegan las voces graves teñidas de miedo, pero que a nosotros también nos atemorizan. Para eso gritamos. Para espantar nuestro miedo, para llenarnos el pecho y crecernos como cazador ante el oso que abandona la partida, curiosamente asustado.

Huele a frío y el silencio de mi Escocia es temeroso. Es el momento de que alguien te recuerde por qué estas ahí, que haces vestido de madera y harapos ante un ejército inglés imponente. Entre ellos estará el que mató a mi hermano. El odio corre por mis venas, pero es mayo el desaliento entre mis compañeros. "Son demasiados" "No pienso luchar contra ellos"Es el momento de que te repitan, no por qué matas, sino por qué das la vida.

William Wallace es más pequeño de lo que las voces decían. Al principio no le creemos pero su fuerza es inmensa, brota de su garganta y

"Luchas y puede que viváis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos"

Silencio

"Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿No estarías dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces, por una oportunidad, ¡Sólo una oportunidad! De volver aquí a matar a nuestros enemigos?" "Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡La libertad!"

Ese grito hace que se abran nuestros pechos, gritemos con esa libertad única, de todos. Me siento fuerte, y portador de una bandera en la que está lo que amo. La muerte no es el final. Invencibles somos, pues nadie nunca nos quitará lo que nos mueve a huir, o luchar.

lunes, 17 de octubre de 2011

Bienvenido

Que tus abrazos sean largos, pequeño gran soldado.

domingo, 16 de octubre de 2011

Ser sola sin ti

He vivido tanto contigo que vivir sin ti ha perdido el sentido.
Se me ha calmado la locura, se me han quitado las ganas de gritar.
No es tener un vacío, no, es no ver un futuro contigo lo que hace daño.
Ahora todas las canciones son armas que apuntan hacia mí. Todas las miradas son espadas que me apuñalan. Todas las manos que se unen son puñetazos que me abaten.
Ser uno sin ti pero contigo ser duda e incertidumbre.
Ser yo sin mí y en mi alma, ser sola sin ti.

martes, 4 de octubre de 2011

Crecer


¿Quién soy? ¿Qué soy?

"Un aparente pordiosero que tiene guardado un caudal de dinero, mientras no muestra su fortuna aparece como pordiosero. Pero aún en el caso de no mostrarla ni utilizarla, él es rico. Incluso puede darse el caso de que muera de miseria por no usar el dinero para subsistir y habremos de convenir que era rico aunque muriera como pobre y pordiosero".
(Darío Lostado)

Si así de claro se ve en la cita, así de claro ha de ser en la vida. En tu vida. Lo que eres en el presente es ya todo lo que puedes llegar a ser. Por supuesto, todo lo que hagas, deshagas, pienses, cambies... es posible, pero por esa potencia que ha habido siempre dentro de ti. Cuando decimos que crecemos como personas, en realidad y de fondo nos referimos a el crecimiento de la consciencia. De hecho, cualquier crecimiento que no provenga de esta consciencia y que sin embargo esté impulsado por el miedo, cualquier factor social, el qué dirán... es un crecimiento inestable, inauténtico.