miércoles, 13 de noviembre de 2013

Así, de lejos






Así, de lejos, 
como te conozco,
 sin romperte ni ensuciarte
brillante y encantador,
así es como me gusta verte.

Aguantando las últimas palabras,
 tapándonos la boca los dos
con las manos del silencio, 
sin desvelar el secreto jamás. 

Despidiéndonos con la mano en el aire 
librándonos de todo interés.
Con la sonrisa en el viaje de vuelta, 
de esta manera, 
volviendo la mariposa a su cajón. 

A veces, y sólo a  veces
 las miradas comienzan a cantar,
 pero el olvido las macera suavemente, 
y volvemos al trago del vino y el diálogo dispar. 

Así, amigo, queden las cosas
por más que las esquinas griten,
de vez en cuando por algo más, 
porque te prefiero entero y libre, 
a tener pedazos de algo que, 
lo sé, no volverá a funcionar. 

4 comentarios:

  1. absoluta preciosidad...me he sentido identify ajjaja

    ResponderEliminar
  2. Muy bien escrito Maria! siguiendo el Blog

    ResponderEliminar
  3. Gracias Leti, cuánto tiempo!:) espero que disfrutes leyendo como yo cuando los escribo! un abrazo enorme

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: