miércoles, 15 de mayo de 2013

Un sueño diferente





Me he levantado después de una noche de muchos sueños chocando entre sí como una sopa de letras. No recuerdo las palabras, tampoco los lugares, pero sí que ha sido todo el rato la misma persona. Y que han sido sueños tranquilos. Qué dolor de cabeza...

Es curioso, normalmente sueño con las personas cuando empiezan a difuminarse. Para mi siempre ha guardado sentido: pasan al subconsciente, que está en ese garaje trasero. Nunca ha fallado, desde colegas que conocía en el extranjero y nunca más volvía a ver, hasta personas que habían estado más cerca, personas que fallecían... Pero esta vez eran sueños igual de claros, con una persona reciente. Intento acordarme de algo mientras remuevo el Cola-Cao.

Y el sueño eran ratos, recuerdo, ratos demasiado normales. Cotidianos. Sí.... recuerdo uno en la cafetería. Lo de siempre: no se sabe si ha sido un sueño largo -de 4 segundos en realidad- con muchos flashes, o diferentes sueños parecidos a lo largo de la noche. Ay, la cabeza.

En la cafetería, sí. Sigo recordando: su sonrisa y... luego íbamos...No, ese era otro sueño, ¡que no me acuerdo! Oh, oh, había otro, en un teatro. Los dos estábamos aplaudiendo. Ese era menos cotidiano, ya me gustaría que fuera "el plan de todas las tardes", pero para eso tendría que ser tan rica como la gente que maldice en el fondo su riqueza. Otro sueño, era algo así como "en el salón viendo la tele", o en el jardín desayunando... Bah, no me acuerdo casi, la cabeza me va a estallar, pero los tengo en la punta del consciente. ¡En la punta! Lo que pasa siempre también: basta recordarlos o sacarlos del bote para que se escapen según se nombran.

Ratos que nunca he vivido, con una persona que ni conozco.

Sueños. ¡Maldita resaca!

1 comentario:

Qué me comentas, verdura: