sábado, 25 de mayo de 2013

Metamorphoó

Para una belleza árabe



Al caer las bombas que él mismo había detonado, cerró los ojos e imaginó un océano de paz para poder mantenerse en pie mientras los pedazos golpeaban su cuerpo de arcilla. Quería pensar en muchas cosas, quería llorar, quería reír por haberlo conseguido. Quería volver, pero quería irse, quería lamentarse pero cantaba victoria. Entonces medio derretido, gritó y quiso soñar con la escultura en que se estaba convirtiendo, muerto de miedo. 

¡BOOM! ¡BOOM! ¡BOOM!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué me comentas, verdura: