miércoles, 13 de febrero de 2013

Pequeña grande





Para una de las criaturas más tiernas que conozco

El foco inundaba su cara asustada, su cuerpo de niña. Todavía quedaban algunas lágrimas en sus mejillas lisas. Miraba al frente. Respiró hondo dos veces. Asentía sentada mientras yo le hablaba al oído. No sé si me escuchaba. Todo era demasiado grande. El salón, el piano, la gente del público...todo. 

Me sentía culpable y desorientada. Mi maldita boca había pronunciado su nombre al micrófono con una sonrisa ancha. La busqué entre la multitud de primos que se agolpaban sentados en el suelo. Encontré sus ojos marrones desorbitados. Su cuerpo pareció hundirse en el mar de cabezas. Pero al segundo se levantó, escondiendo su cara preciosa y curvando la boca, llorando a medias, con las manos sobre la falda. Corrió a mi lado. 

-"Gordi, ¿Te da vergüenza? Si prefieres no tocar no pasa nada"

Se aferró a mi vestido. Me dijo que sí, mientras luchaba entre el llanto y la firmeza. Había practicado durante semanas para aquel día. Me soltó. Caminó hacia el piano, mientras los cincuenta miembros de la familia aplaudían con fervor. Me senté a su lado en la butaca. "Respira" le dije. Lo hizo. 

Mi,re, mi, re, mi....

Gabriela, con los diez años en sus dedos, hizo al piano cantar. Para Elisa. Entero. De vez en cuando le quitaba alguna vela de su nariz, ella sonreía y seguía tocando. Constante. Se equivocara o no. Sus dedos no temblaban. Los demás, poco a poco, desaparecíamos para ella. Su cara iba perdiendo la expresión de este mundo. Su media coleta de rizos brillaba con la luz. Terminó con las dos manos sobre el piano y volvió con sus primos corriendo, para no perderse el resto del espectáculo. 

5 comentarios:

  1. Que bueno Bullock!!! Siempre un placer leer lo que escribe buena escritora!! Besote

    ResponderEliminar
  2. Jdr mery esto no vale me haces llorar maldita!cuantos recuerdos de esa noche pero sin duda este es una pequeña gran muestra de nuestra moquito... Loveya

    ResponderEliminar
  3. La he visto con tus palabras, que son como pixeles de una fotografia, solo que con musica.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. No aguanto tanta escritora buena en esta familia!! "pixeles de música, sus dedos hicieron cantar al piano" a mi tb me hacéis llorar. Voy a hacer una plataforma de "basta yaaaa de hacer lloráaaaaa" precioso Mary. Mai

      Eliminar

Qué me comentas, verdura: