miércoles, 31 de octubre de 2012

Quemados



-Ahora vuelvo.
-Pero no te olvides...
-No.
-Bueno, es por si acaso.
-¿Me tomas por tonto?
-Qué va. Lo que no sé es quien te ha tocado las narices para que estés así.
-No me pasa nada.
-Ya.
-Ay, joder, es que no quiero ni pensarlo. Se me pasa en un rato.
-Si, si, tranquilo. Mientras se te pase, no te preocupes.
(...)
-¿Lo de antes era irónico?
-Sí.
-Serás cabrón...
-(Risas)
(...)
-Es que me desquicia... Ya sabes, es todos los días igual. La misma mierda.
-Me lo imaginaba. Voy a comprar tabaco.
-Te acompaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué me comentas, verdura: