jueves, 18 de octubre de 2012

Que empiece el juego I



Una piedra encima de otra.
Polvo, primo de la destrucción.
La sangre se mezcla con el barro,
suenan bombas y huele a dolor. 

Lo antes tan bello ahora es nada.
Sonrisas de dientes rotos.
El horizonte es rojo, borroso,
camino ahora, que tiemble esta explanada.

Pide un deseo, sopla el puro blanco.
Abrochados los botones y aire en mi alma.
Las plumas negras vuelven, otra vez.
 Yo, mirada al frente y nudillos en calma.

Que disparen las negras plumas
mientras miro desarmado su fragilidad.
Apuntan quietas mientras avanzo, 
Me harán volar. Mi fuego las quemará

Y serán ceniza que ni el viento quiera llevar. 

Dulce et decorum est pro patria mori



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué me comentas, verdura: