miércoles, 31 de octubre de 2012

Quemados



-Ahora vuelvo.
-Pero no te olvides...
-No.
-Bueno, es por si acaso.
-¿Me tomas por tonto?
-Qué va. Lo que no sé es quien te ha tocado las narices para que estés así.
-No me pasa nada.
-Ya.
-Ay, joder, es que no quiero ni pensarlo. Se me pasa en un rato.
-Si, si, tranquilo. Mientras se te pase, no te preocupes.
(...)
-¿Lo de antes era irónico?
-Sí.
-Serás cabrón...
-(Risas)
(...)
-Es que me desquicia... Ya sabes, es todos los días igual. La misma mierda.
-Me lo imaginaba. Voy a comprar tabaco.
-Te acompaño.

domingo, 28 de octubre de 2012

Como el viento



Dime, quién puede controlarlos, di.
como del hielo al agua,
son sol que de fuerte,
a débil y moldeable me hacen sentir.

Te tienden la mano, 
allanan el camino para ti
te invitan a entrar y te descalzas
 entrelazáis los dedos.
Pero no hay nadie más que tú.
Tú y tu absurdo confiar. 

Es ahí, delante del muro
cuando rompes a reír y llorar.
Para qué jugar, hombre maduro
si el tablero no es el mismo, 
si el escenario ha cambiado. 

Déjame ir sólo, 
humor cambiante y asesino
déjame dibujar con negro y blanco
ve a moldear otros cuerpos, 
yo de ti ya estoy cansado. 



viernes, 26 de octubre de 2012

Get out



Tac, tac, tac
La muleta golpea y chirría. 
Un cuerpo se tambalea,
sus ojos desconfiados miran. 

La farola es el sol, 
su amarillo baila en tus lágrimas
tu dolor susurra un chiste
yo río muriendo por dentro. 

El cielo, el asfalto, están dormidos.
Les miran esperando y divertidos
igual que la muleta y el hombre,
hombre que al pasar impone el silencio. 

la risa golpea al llanto, que vuelve
ganando la batalla. Miradas al suelo.
una llave que no abre puertas 
Puerta que sólo te cierras,
testigo de un duelo.

Ascensor eterno, le acoges con frialdad
1...2...3... en tu espejo enseñas una mujer
una mujer que pregunta a otra
 ¿Por qué pasan éstas cosas?
Cada piso oye el lamento,
cada piso se calla.
 Del primero, 
al noveno.

Para Mou












viernes, 19 de octubre de 2012

Renacer premeditado

Los copos de nieve caen sin hacer ruido, a veces sin avisar.  Pero hoy sabía que caerían. A cero grados, en horizontal, sobre el césped, esperé. Y me cubrió toda. Apreciando mis lágrimas, las convirtió en cristal para que duraran más. Dulce mi dormir, sin ver más que negro, se fue apagando mi respiración.

No había temblor en mis manos. El sol iba a salir en cualquier momento. Y la nieve fue agua al rato, que se mezcló con la sal de mis párpados. La sangre se despertó de nuevo y el calor quemaba mi piel. Cuando mi boca dejó de ser azul, rompió a cantar.

jueves, 18 de octubre de 2012

Que empiece el juego I



Una piedra encima de otra.
Polvo, primo de la destrucción.
La sangre se mezcla con el barro,
suenan bombas y huele a dolor. 

Lo antes tan bello ahora es nada.
Sonrisas de dientes rotos.
El horizonte es rojo, borroso,
camino ahora, que tiemble esta explanada.

Pide un deseo, sopla el puro blanco.
Abrochados los botones y aire en mi alma.
Las plumas negras vuelven, otra vez.
 Yo, mirada al frente y nudillos en calma.

Que disparen las negras plumas
mientras miro desarmado su fragilidad.
Apuntan quietas mientras avanzo, 
Me harán volar. Mi fuego las quemará

Y serán ceniza que ni el viento quiera llevar. 

Dulce et decorum est pro patria mori



lunes, 8 de octubre de 2012

Operación gusano



Un buen día, que no era bueno, el gusano desapareció. La caja, tan grande, ahora lucía fea, con las hojas calladas y todavía el olor al bicho. Nadie diría que llenaba tanto el cartón, hasta que lo abandonó. Eran las cinco de la tarde. La mesilla estaba llena de rotuladores, vasos con agua de témperas, que al final se había vuelto gris. Trozos de papel hechos bola, que de vez en cuando se movían, intentando desplegar sus arrugas. Se estaba bien en ese cuarto. Cálido, a veces con risas de niños, y por las noches bajo la luz de la farola al otro lado de la acera.

Pero el gusano no estaba cómodo. Las paredes se le antojaban aburridas. No sabía cómo había llegado hasta allí. Se arrastraba lentamente, sin hacer ruido, y comía. Al principio sólo pensaba en sus hojas y en su piel suave. Deseaba que aquéllas cabezas enormes, que hablaban a voces y asomaban sus dedos gordos tocándolo, desaparecieran de su casa color marrón.

Al niño le costó lágrimas un par de días. Como quien pierde su chaqueta del viaje de hace años, o sus zapatos favoritos. Confusión, rabia, tristeza y olvido. Al poco, un pez globo rellenó el hueco del gusano. Y al otro lado de la calle, una momia blanca se retorcía a ratos en la corteza de un árbol. Algo bello se estaba pensando ahí dentro.  La emoción era incontrolable, y el gusano sólo quería salir. Salir a lo grande, como esos héroes que el niño veía en la tele. Esos que, como Superman, superaban las habladurías y las sospechas; los que, como Spiderman, se creían nadie, acabados. Aquéllos que vestían con colores y alzaban el puño en el aire.

¡Crack! Un sonido que ningún humano escuchó. Un sonido de bomba, y unas alas de color, como las de los héroes.

sábado, 6 de octubre de 2012

Todos los caminos llevan a.



 -Echa a correr. ¡Corre! No vas a llegar al bus.

- Y qué, cogeré el siguiente.

- No sé si quedan más. Es tarde ya.

- Fijo. ¡Fijo queda alguno!

miércoles, 3 de octubre de 2012

Demain, demain, soon.


El día se está acabando. 
No. 
Quiero, día, que te vayas a dormir. 
El frío del viento entra muy dentro, 
el negro de la noche lo inunda todo. 
Me quedas tú. 

Veo mis pies mientras ando, 
Hablo mandando callar a mis labios, 
El globo de mi se deshincha, 
Pesan mis pies, cabeza muérete. 
Me quedas tú. 

Bendito espacio en blanco, 
benditas las palabras, aunque huecas
háblame, dime que es todo mentira
dime "bobo, es más sencillo que eso",
dime que es broma. 

Libre de dibujar y pintar mentiras,
Esclavo de ellas.
Capaz de poder abrir mis ojos,
pobreza mía, no me dejas saber cómo. 
Me quedas tú. 

El mío es un amor pequeño. 
Te quiero por descarte,
te necesito siempre. 

Querida última opción:
Siempre he sido tu primera. 
Sé que decirte" olvídame" es chiste
me gustaría oírte reír. 

Seguro que es precioso. 

"Qui es veritas?"