sábado, 28 de abril de 2012

Ojos de azúcar


Qué muertas parecen las cuerdas cuando tu guitarra está sola. Cómo disfrutan cuando rozas su cuerpo. La gente no entiende. Prefieres sonreír y hacer que aplaudan. Te disfrazas con un personaje al que exageras y moldeas a tu gusto, para que nadie se entere de lo que pasa dentro. Es una versión protegida de ti. Tú que observas el mundo con tus ojos claros, de manera tan única. El humo es el aliento. Tabaco fiel compañero.

Ha sido un día normal. De aquí para allá. Te mueves para no pararte a pensar. En tu coche cantas, ventanillas bajadas, para airear la herida que nunca se cierra. Tu mente es un volcán.Tus palabras, vida. Tus ojos, azúcar. Un día normal que sabe a poco. Acostumbrado a que no entren donde más te gusta: el mundo de las ideas sin final, de los recorridos sin muro, el lugar de los laberintos, del "yo me escondo y tú también". Tímidos, "cúcu" que se asoman.Juegos de niños, estándares colgando de una percha, cogiendo moho. Donde más vivo te sientes. 

Se ve cuando cantas. Se acaba el humor, las bromas, se cuelgan sólos los disfraces. Queda la pura expresión,que busca.

Para ti, por las veces en que te entiendo y las veces que me entiendes. 

3 comentarios:

  1. Vaya, este texto es absolutamente genial. Me ha encantado, es la perfecta descripción de un músico unido a su instrumento. ¡Espero que subas algo pronto! ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  2. He leído una entrada de las memorias de Nyx en tu blog de Broken Rose, me gusta como escribes! Gracias por el comentario =)

    ResponderEliminar
  3. ¿Moverse para no pensar? A mí me pasa justo al contrario, jeje: necesito moverme para pensar.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: