martes, 21 de febrero de 2012

Pacharán


Las luces han bajado la intensidad. Parece que el espacio es poco para expresarte, mueves los brazos y el gesto mientras revives lo que cuentas. A veces no puedo evitar la risa y tienes que parar tu discurso para reír conmigo. Sin querer ni darnos cuenta, hemos acabado hablando de lo único que importa desde que sale el sol hasta que nos miran las estrellas. Frío. Contenedor de cristal "si no, mi tío me mata". Es que brindas por él, y caminas diez pasos más por una simple botella. La cuestión no es que te esté viendo. Sonidos de violín inundan la escena, mientras el acelerador se queja. Tú te rapas y yo me pongo rulos. Te fijas en la puerta, los camareros y los "unav", te fijas en mi anillo mientras hablo. Y sonríes mientras cuentas una tristeza. Se acaba la canción, y la llave cierra nuestras mentes. Y es que tú eres una amenaza para ellos, y no al revés. Siento decírte esto... Mi bebida favorita es el bitter kas.

Para ti

4 comentarios:

  1. Muy bonito! Tiene que estar encantada la persona de la dedicatoria. Muy gracioso lo de los unav, aunque no deja de ser una generalización jaja. Pero estoy de acuerdo contigo. Cuando estás demasiado tiempo rodeado de ciertos especímenes de la uni te dan ganas de dispararte en una rodilla

    ResponderEliminar
  2. Pero vamos, que no lo hago, porque rodillas no hay más que dos y están bien donde están

    ResponderEliminar
  3. Estás de acuerdo con mi amigo entonces =) gracias por comentar guille!

    ResponderEliminar
  4. a ti por bloguear/postear/escribir o como quieras llamarlo

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: