jueves, 26 de enero de 2012

Fingerplay


(que comience el juego: tres minutos)

Gárgolas aparecen tras la barricada de nueces que mi tía construye cada mañana. El alba es un traidor asesino que clava su cuchillo en mi espalda. Pero veo crecer las espinas de tu dolor y pienso, amarga compañera, si no te di ya suficiente gloria y atención. Bajo pues mi escudo, levanto dos brazos y grito a la estepa que no quiero más contigo. Que si por azul y membrillo he de seguir yo en tu vestido, vengan los suspiros y me hagan hilo. Así me atare firmemente a tu sentido, y volverlo loco, loco hasta que me arranques. Y si, me llevaré tu vida conmigo.

1 comentario:

  1. Hmmm. Mucho más lírico de lo habitual, sin duda. Es una buena decisión en este caso: gana mucho dramatismo, transmite más sensación de desgarro.

    Me gusta el contraste entre la primera frase y el resto del texto: la fantasía que se asoma a lo cotidiano frente al dolor anímico; la luz del mundo exterior frente al sufrimiento y la oscuridad del mundo interior.

    Lo único que no entiendo muy bien es esa frase al principio entre paréntesis.

    ¿Puedo preguntar de dónde ha salido la idea del tema y del estilo? Si no es indiscreción, claro.

    Siento haberme enrollado con el comentario.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: