jueves, 26 de enero de 2012

Fingerplay


(que comience el juego: tres minutos)

Gárgolas aparecen tras la barricada de nueces que mi tía construye cada mañana. El alba es un traidor asesino que clava su cuchillo en mi espalda. Pero veo crecer las espinas de tu dolor y pienso, amarga compañera, si no te di ya suficiente gloria y atención. Bajo pues mi escudo, levanto dos brazos y grito a la estepa que no quiero más contigo. Que si por azul y membrillo he de seguir yo en tu vestido, vengan los suspiros y me hagan hilo. Así me atare firmemente a tu sentido, y volverlo loco, loco hasta que me arranques. Y si, me llevaré tu vida conmigo.