miércoles, 26 de octubre de 2011

Alma libertas



Era verdad eso que decía mi anciano padre sobre la guerra. No me refiero a las grandes victorias, al cese de la guerra y a la bandera blanca. Me refiero a orinarse encima cuando esperas la señal para salir despavorido a chocar tu cuerpo con el odio de otro cuerpo. Y sólo os une una cosa: matar. Cierto es, das tu cuerpo y tu vida por amor a la patria. En este caso luchamos por la libertad de mi pueblo. No somos pocos, tampoco somos muchos, pero somos.

Es extraño. Te sientes arropado y a la vez la soledad es desgarradora. Los enemigos han comenzado a gritar. Nos llegan las voces graves teñidas de miedo, pero que a nosotros también nos atemorizan. Para eso gritamos. Para espantar nuestro miedo, para llenarnos el pecho y crecernos como cazador ante el oso que abandona la partida, curiosamente asustado.

Huele a frío y el silencio de mi Escocia es temeroso. Es el momento de que alguien te recuerde por qué estas ahí, que haces vestido de madera y harapos ante un ejército inglés imponente. Entre ellos estará el que mató a mi hermano. El odio corre por mis venas, pero es mayo el desaliento entre mis compañeros. "Son demasiados" "No pienso luchar contra ellos"Es el momento de que te repitan, no por qué matas, sino por qué das la vida.

William Wallace es más pequeño de lo que las voces decían. Al principio no le creemos pero su fuerza es inmensa, brota de su garganta y

"Luchas y puede que viváis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos"

Silencio

"Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿No estarías dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces, por una oportunidad, ¡Sólo una oportunidad! De volver aquí a matar a nuestros enemigos?" "Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡La libertad!"

Ese grito hace que se abran nuestros pechos, gritemos con esa libertad única, de todos. Me siento fuerte, y portador de una bandera en la que está lo que amo. La muerte no es el final. Invencibles somos, pues nadie nunca nos quitará lo que nos mueve a huir, o luchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué me comentas, verdura: