sábado, 29 de enero de 2011

Monedas de cinco céntimos


Por favor, sonríe. Vas caminando y te miras los pies, cuando tienes un sol, un cielo y un verde que está hecho para ti. Para que te tumbes, para que corras, para que te recrees como quieras. ¿Para qué estan tus ojos, para qué tienes un sentir?A por las cosas grandes.


La gente que pasa a tu lado, no pasa por casualidad. Si te chocas con alguien, será por algo, igual que alargar un minuto la conversación con la dependienta de aquélla pastelería que te abre su corazón. La vida son momentos. La vida es el presente, de ti depende que sea memorable o no. De ti depende que disfrutes porque merece la pena y lo sabes, de ti depende que cumplas tus sueños. Los sueños sueños son, sólo cuando nos quedamos mirando las estrellas, en lugar de intentar cogerlas. Esas oportunidades pasan, pero no te preocupes, porque como dice una gran persona, en esta vida nada es irreversible.


Si no has podido ir a ese país que flotaba en el vaso de tus mejores brindis, será porque el sitio del que te has de enamorar es otro... La belleza de vivir es que las baldosas del suelo no son fijas. van cambiando de forma. Cuando menos te lo esperas todo cambia de color. Pero lo que nunca cambia, lo que cada vez es más grande es la confianza, la esperanza, la alegría, el amor, lo natural, lo bueno. Si tú quieres.


Nunca dejes de mirar al frente, de levantar la vista cada vez que un golpe te haga agacharla. Que no te engañen las sonrisas de plástico, las monedas de cinco céntimos, las falsas promesas y las alegrías efímeras, no te aferres ni hagas de ellas algo más que pan para picar, para disfrutar y aprender, para que te lleve a saltar a reflexiones tan bellas como nunca habías pensado.


Y hacer locuras de vez en cuando. Porque la vida es un viaje, con un destino que en parte fijas tú, con vértigos, tormentas y días de sol. Y merece la pena embarcarse en tu aventura particular con los ojos vendados y las reglas básicas, dando la mano al cielo. Repito, Sonríe por favor.

9 comentarios:

  1. Vaya!! Cómo sube el ánimo tus palabras, ya sabes que pienso igual que tú. No hay nada que te llene más, que tener entre tus manos la estrella con la que tanto uno soñó, lo mejor es que luego nos hace brillar.

    ResponderEliminar
  2. Exacto.

    Fueron tantos los días que nos paramos en el camino, esperando a que alguna carreta guiada por un abuelo desconocido, algo tierno, nos llevara.
    Que fue tiempo, sólo eso.
    Que la vida empezó cuando echamos a andar nosotras.

    Yo no habría expresado mejor el motivo y el sentido que tiene nuestra vida.
    Ok... sonreiré :)

    ResponderEliminar
  3. ooooh!que bonito priimi!!!ERES UNA ARTISTA!!!
    te quiero haber si hablamos algun día!!!
    tkm!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el cambio de look del blog y, también la entrada.

    A seguir triunfando!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta...veo todo lo ahy destrás...me encanta Mary

    ResponderEliminar
  6. apoteosico! nunca te avergüences de emprender algo aunque fracases porque aquel que no ha fracasado nuca tampoco ha intentado nada!

    ResponderEliminar
  7. ...y es cuando la vida nos sale al encuentro, esperando ser asida por unas manos que nunca se arrugarán, caminada por unos pies que flaquearán y se robustecerán, traspasada por un cuerpo que caerá y se volverá a levantar. Porque tú lo quisiste: acuérdate de vivir.

    Es el momento de romper las reglas, de superarnos a nosotros mismos, de creer que lo en la vida no nos mata, nos fortalece.

    Muy buena entrada. Me pasaré más a menudo por aquí.

    Tu ofensor

    ResponderEliminar
  8. María, sigue escribiendo.Intentaré mirar por lo menos al frente. El primer párrafo me suena de alguien.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: