sábado, 1 de enero de 2011

Conceptos




La confianza es un arma de doble filo. Con ella se obtienen conversaciones fluidas, o silencios nunca incómodos. Se logra la sonrisa fácil, la comodidad y el conocer al herido por esta confianza. Pero la confianza puede hacer daño, desde coger cosas sin pedir prestado hasta meter la nariz demasiado. Y es que muchas veces pensamos que sabemos todo de esa persona, pero matamos el respeto y nos creamos derechos, como el de exigir, sentenciar o amenazar, y lo peligroso de esto es que a veces no nos damos cuenta. Pensábamos que sólo echábamos una mano, pero al final de ella estaba el cuchillo. La delicadeza en cambio es como una pluma, discreta, ligera y que se posa con paciencia, sin clavarse en el suelo confundiendo el lugar que le corresponde y ahogando la tierra dejándola estéril. La pluma alivia con su suavidad y hace cosquillas al triste. Ser pluma es muchas veces escuchar, intentar entender y olvidarse de sí antes de pedir o pasarse de listo. Es aconsejar suavemente en lugar de lanzar la cuchillada sin mirar ni donde atinamos, o arrollar con un consejo que es casi una imposición. Y la pluma como es callada y pura, a veces se confunde malamente con la cobardía. Pero es de sabios guardar el silencio conveniente y esperar lo que la vida pide para asentarse donde corresponda, para así no jugar a mover el brazo y que alguien sangre, aunque sea sin querer.

6 comentarios:

  1. El silencio acompaña a la sutileza, de eso no hay duda.

    Interesante escrito.

    ResponderEliminar
  2. Si, y es tan discreto que incluso se puede dar en personas que parecen no callar... =)

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada le vendría a mucha gente que conozco...
    "Y es que muchas veces pensamos que sabemos todo de esa persona, pero matamos el respeto y nos creamos derechos, como el de exigir, sentenciar o amenazar". Frase lapidaria. Me gusta.

    ResponderEliminar
  4. En cierto modo y antes de posarse en el ala que nos da el vuelo, todos fuimos una pluma, concretamente una pluma herida.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: