miércoles, 16 de junio de 2010

Musgo


En el puente de musgo, tumbada boca abajo, Susan hundía su dedo índice, jugando con las ondas que el agua le brindaba. Con la otra mano sostenía su cabeza, que por una vez, no pensaba en tantas cosas. Ya no. ¿Para qué? Mientras movía su dedo como un péndulo, sonreía con la mirada perdida. Contemplar. Eso era lo mejor en aquel momento.

Los patos también parecían felices. De repente, pensó Susan, todo el mundo tenía que dar gracias.Todos. Pero el minuto que seguía a este pensamiento le susurró la palabra suerte. Ella la tenía. Le costaba creerlo, pero por primera vez, no necesitaba más para ser feliz. De hecho, podría serlo sin muchas cosas que llenaban su día a día. Se rió por dentro, primero se rió de su estado en ese momento, parecía que le habían dado dosis de éxtasis en aquel restaurante francés, en lugar de pato a la brasa con salsa de frambuesa. Pero era más que eso. Luego se rió de ella misma, simplemente. Somos tan pequeños y tan grandes a la vez... Pequeños en nuestros cambios de humor,en nuestras limitaciones, en el orgullo que unas veces impide que sonríamos más anchamente, pero que otras muchas desaparece y nos permite dar ese abrazo a alguien que comenzaba a ser un desconocido...eso es grande.

Se dió la vuelta y se encontró con las estrellas. Las barcas pasaban cerca, con su aire enmaderado y llevando a jóvenes enamorados, alguno que creía estarlo. "tú que sabes Susan" le dijo la noche. Se encogió de hombros. Sólo sabía que tenía que cambiar sus bailarinas blancas por otras nuevas, que comenzaba a refrescar y que sus ojos se cerraban a ratos. Se levantó, aspirando el frescor de la hierba para llevarlo consigo.

Antes de salir del gran parque, se dió la vuelta. Escrutando su lugar favorito del puente, le ordenó quedarse allí, para siempre.

7 comentarios:

  1. Muy bueno, y por fin positivo otra vez. Qué bien!!

    ResponderEliminar
  2. just perfect! (la chica tendria que llamarse María, =) )

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor es reírse de uno mismo mirándose al espejo. Es más gracioso.

    ResponderEliminar
  4. jaja era mi objetivo hace un tiempo...y te aseguro que afecta mucho a las entradas =)

    ResponderEliminar
  5. Es verdad. A veces las entradas del blog pueden convertirse en grandes espejos.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: