miércoles, 7 de abril de 2010

Un parásito amarillo


"La envidia es tan flaca y amarilla porque muerde y no come". Francisco de Quevedo


Así es. La envidia es una de esas señoras por las que la compasión llora más amargamente, pues su razón de ser es lamentable. Este espécimen amrillento no tiene aspiraciones, y nunca se contenta con nada. Su felicidad es aplastar la de aquél que tiene a su lado, o no tan a su lado; De matar a personas que quiere y a otras que no tanto, simplemente porque posean defectos o cualidades que ellos no tienen.


Uno de sus hijos es el odio, que es otro parásito que se propaga a una velocidad de vértigo. Tan pronto como descubres que el equipo de baloncesto contrario te abuchea cuando a ti ni se te había pasado por la cabeza, y sólo animabas al tuyo propio, te dan ganas de levantarte envuelto en ira, y de dar su merecido a aquéllas personas que no saben nada, que son tan paletas que creen crecerse al desmoralizar, y que lamentablemente a veces lo consiguen. Pues el odio no tiene amigos, y divide incluso a aquéllos que comparten un mismo odio. Así, la envidia se sirve de muchos otros sentimientos para estrujar vidas, corazones, hasta sacarles el jugo, del que no pueden ni beber. No sirve para nada.


Pero sí que encuentra razones para mantenerse y retroalimentarse. Es la máxima declaración de una inferioridad absurda, pues por el simple hecho de ser tú y yo humanos, somos exactamente iguales. Puede que nos parezca que otra persona ha nacido con más suerte, o que la vida le presenta más oportunidades, pero si uno se para a pensar por unos momentos, se da cuenta de que la felicidad no está ahi, con lo cual no compensa. Es simplemente una deformación de lo que vemos, y ser feliz depende, a parte de otras cosas grandes, de una bastante importante: encontrarte. ¿Cómo vas a hacerlo si estás continuamente con el ojo izquierdo en el jardín de al lado y el derecho en la lamentación del tuyo?Abre los ojos, mira lo que tienes alrededor, porque de tanto mirar a los lados no te paras a mirarTE, y a apreciar.


Y lo peor de todo es que además de no dar frutos, la evidia mata otros muchos: la amistad puede resbalar bajo un suelo de palabras envidiosas que se ocultan en la realidad, por muy fuerte que ésta sea. No hay nada más peligroso como una persona envenenada de envidia. Ésta se alimenta de suspuestas injusticias, y mira tú por dónde pare constantemente las que resulta que sí que lo son. Critica, injuria e inventa, es una lengua viperina que sisea porpulsada por un cerebro rápido y ávido de machacar. Incuba rencor en las personas.Todavía me pregunto por qué, si al final a ninguno nos gusta.


También tiene mucha imaginación.En un grupo de amigos, por ejemplo, hay parejas de novios, amigos entre ellos. Suena bien. Dos de ellos concretamente, Se quieren mucho, pero de verdad, y están durando más de lo que nadie pensaba. Pero la señorita esquilmada se forra, y pretende arrebatar ese equilibro que va madurando , inventando historias para matar a esa chica. Le intentan quitar a su mejor amiga, y a lo que ella más quiere en el mundo, su alma gemela y amigo.Es increíble como una cosa tan miserable y baja puede acabar con cosas tan grandes y fuertes como el amor, la amistad, o simplemente una persona.


Pero un momento, ¿Quién ha dicho nada de acabar? Hay una manera de erradicar ela envidia, de no dejar que asome su nariz amarilla en la rendija de nuestras vidas, y de incluso curarla en aquéllos que la padecen. Y se resume en una palabra muy infravalorada hoy en día: el bien.


El bien es hacer las cosas por algo, por alguien. Es pensar, aprender, discernir, perdonar y ser feliz. Básicamente, es vivir intensamente cada día, de manera que busquemos ser un poco mejores, aceptando lo que somos: pequeños elementos de cuatro extremidades, hambrientos de verdad, inflándonos unos a otros el corazón, que siempre tiene heridas-ya sean buenas o malas- para que pueda latir mejor.

9 comentarios:

  1. buieniiiiiiiiisimo!!dntro d poco nos vemos!!disfruta de la fam!

    ResponderEliminar
  2. jaja bullock!!por fin salgo en uno de tus escritos!aunq no de forma directa!pero lo e captado!!me a gustado!!un besazoo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, este es insuperable...voy a leer el de la fontana de Trevi, que estoy deseando...me parece estar contigo cuando leo estas cosas, sigue ánimo! tienes talento!!!

    ResponderEliminar
  4. gracias....un saludo a la familia bennet!! I love y'all

    ResponderEliminar
  5. impresionante, la belleza del escrito tapa las faltas de ortografía... =)

    ResponderEliminar
  6. Mery... con el último párrafo se me ha caído la baba!!

    Tus palabras podrían curar muchos corazones que cada día retumban acongojados, aprisionados por ese parásito amarillo.

    ResponderEliminar
  7. nuria =) me alegra verte por aki...y tus palabras siempre, y sabes!

    ResponderEliminar
  8. Ese bien del que hablas se podría traducir, no en un yo (que también), sino en un "los otros". Primero los demás, luego yo!!
    Buen post.

    ResponderEliminar
  9. exacto..."hacer las cosas por algo, por alguien.." se ve que pensamos lo mismo =)

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: