miércoles, 23 de diciembre de 2009

A propósito de hercu




Si un cigarrillo se te apaga, no lo vuelvas a encender,

si un amor te traiciona, no lo vuelvas a querer.



No entregues un libro a quien no sabe leer,

no entregues tu corazon a quien no lo sabe querer.

4 comentarios:

  1. no entregues tu sorpresa a quien no la sepa apreciar... jajaja

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaj mery, o blanco o negro...sigues siendo tu. Y si optas por un gris ¿y si enseñas a esa persona a leer, a apreciar lo que tiene o incluso a querer? No sería, incluso, más valioso y enriquecedor para ti.
    Aunque claro, siempre hay casos y casos. Me encanata que me contaras lo del blog, aunque ya no podemos dar nuestros largos paseos hablando de nuestros dilemas, aquí te tengo siempre...jajajaaj

    ResponderEliminar
  3. Pero siempre deja una puerta abierta.

    ResponderEliminar
  4. a veces me dan ganas de dejar una ventana, para que el siguiente tenga que saltar al menos...gajes de la seguridad que a veces se cuartea!

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: