domingo, 27 de diciembre de 2009

Dos mas dos cinco



(Escuchar el video mientras se leen las líneas)

Hay cosas que aunke obvias, nunca dejo de pensar, y cada vez se dan mas situaciones en las que me doy cuenta de estas.

Por ejemplo, el valor que cobran las cosas cuando vemos que van a durar poco, que tienen fecha de caducidad, que son temporales, que significan algo más allá de sí mismas, que valen lo que nosotros pongamos en ellas,que tienen repercusiones, lo que nos pueden aportar...

La manera en que todos nos comunicamos, descubrir como es una persona. Ver, por ejemplo, que los cambios de humor que la hacen parecer inmadura, quizá se deban a un pasado lamentable del que él no tiene ninguna culpa. Pienso en cómo uno está configurado por la familia en toda su persona, su mente... Que la libertad casi siempre es confundida en su concepto. Los desengaños que, como con tantas cosas, hacen que el ser humano sienta que el mundo desaparece en su interior. Que los desengaños con el amor, hacen que la visión que tenemos de él cambie tantas y tantas veces. Porque en el fondo el error es que ponemos definiciones para un amor que no conoce palabras, que no tiene definición humana posible, completa y perfecta. Por eso, cuando pasa el tiempo, lo que aprendemos es que tenemos mucho que aprender.

La realidad de que una cosa, en su apariencia, por mucho que ésta se refiera a la realidad que representa, no son lo mismo, y lo mucho que aprendemos, por ejemplo, volviendo a la persona, que un gesto, un movimiento, un comentario quieran decir algo tan, tan, tan diferente...

Como todos en esta vida, queremos muchas veces y hasta intentamos demostrar que somos diferentes, que somos uno, y no uno más. Pero hay de todo para hacer esto: En la música, un invento que es una suerte, un elemento de supervivencia, la gente intenta hacerse un hueco en ella, inventando estilos extravagantes, raros, especiales o simplemente nuevos, otros imitan, y otros simplemente siguen su instinto o don...Lo gracioso es que al final, todos en este pequeño y gran planeta buscamos lo mismo. Querer, ser querido, triunfar, unas metas, el orgullo de unos padres, o el de tener hijos,...

Y hay una frase que dice "dicen que la historia se repite, pero lo cierto es que los hombres no aprendemos de sus errores", si, un amigo me dijo que cuando no asumimos las consecuencias de lo que hacemos, cuando no aceptamos las realidades o simplemente al prójimo, ...pequeños detalles detonan cosas como las guerras, que matan y destruyen al ser humano, dejando a los supervivientes muertos por dentro.

Y asi tantas cosas que a todos se nos pasan por la cabeza, porque el hombre, con ver a un niño pequeño, un paisaje, o vivir una situación en su vida le basta para sacar conclusiones, y mantenerlas hasta nuevo aviso.

Pienso que merecen ser puestas, anuqe solo sean algunas de ellas, para recordarnos lo mucho que a veces hay en nuestra mente, que se da cuenta poco a poco y nunca del todo, que la vida no es 2mas2=4...sino igual cinco, y mañana seis....


6 comentarios:

  1. Solamente se puede decir una palabra: precioso

    ResponderEliminar
  2. cuando pasa el tiempo aprendemos una cosa... que nos queda mucho x aprender... grande, mery!

    ResponderEliminar
  3. jaja las cosas grandes solo las saco de persnas grandes como tu!

    ResponderEliminar
  4. Merxyyyyyyyy...sencillamente increible!!!

    ResponderEliminar
  5. Esas cosas que parecen durar poco, si uno se lo propone, pueden durar muuuuuuucho más.

    ResponderEliminar
  6. "(...) son por un pasado lamentable del que él no tiene ninguna culpa..." Quizá los actos de una persona no son justificables pero sí entendibles, solo hay que ponerse en su lugar.
    Esta es la primera entrada que leí... Qué bueno.

    ResponderEliminar

Qué me comentas, verdura: